Cómo trabajamos

Lo primero que necesitamos hacer es escucharte.

Eso nos permite conocer de primera mano en qué consiste tu negocio y el proceso que se desea mejorar, así como entender en detalle cómo se está resolviendo en la actualidad (si es que no se trata de un proceso nuevo que se desea implementar desde cero).

Una vez entendidas tus necesidades seremos capaces de hacerte una propuesta de valor, en la que podremos cuantificar con exactitud los beneficios que obtendrás y los plazos de entrega.

Dependiendo del tamaño del proyecto podremos proponerte acometerlo en distintas fases ya que especialmente en las migraciones el objetivo principal es una transición transparente sin interrupciones ni cortes en el servicio.

Si es necesario podemos ocuparnos también de la formación de los usuarios en la nueva herramienta de manera presencial o por videoconferencia, con material de apoyo como manuales y vídeos.

Una vez entregado un proyecto nos ocupamos del mantenimiento del mismo o si lo prefieres podemos formar a personal técnico de tu empresa para que se ocupe de ello limitando nuestras actuaciones a un soporte técnico de segundo nivel.

La relación con nuestros clientes suele ser estable en el tiempo, si las dimensiones y necesidades de la empresa lo permiten normalmente a los primeros proyectos le suelen seguir otros más ambiciosos en los cuales se solicita nuestra participación en base a la confianza generada por los éxitos previamente conseguidos.